Herramienta para que padres, madres y cuidadores enseñemos a nuestros hijos a tomar mejores elecciones y promover la cultura del cuidado y alimentación saludable

¿Qué son los hábitos alimentarios? ¿Son importantes?

Si plantamos cebollas, ¡no podemos esperar manzanas!

Cada uno es el constructor de su propia vida. En el futuro seremos lo que sembramos en los primeros años. Con nuestra forma de pensar, actuar, comer y sentir creamos el presente y forjamos el futuro. El mejor momento para formar hábitos para la vida es la infancia y esta formación comienza incluso desde el vientre materno.

Los niños aprenden por imitación y por esto es muy importante el ejemplo que reciben de los padres, cuidadores y docentes en su educación alimentaria. El hogar es esencial, pero también lo es la escuela y de nada sirve un gran esfuerzo en casa, si en la escuela esa formación no se refuerza. La formación del hogar y de la escuela va de la mano, los niños, niñas y adolescentes estarán más protegidos de la gran influencia que les llega a través de los medios masivos, de los medios virtuales, de las redes sociales y de la publicidad.

El ejemplo que los papás dan a los hijos es tan importante que los estudios científicos dicen que cuando un papá o una mamá incluyen una fruta o un vegetal adicional en su dieta diaria, los hijos comerán media porción de fruta o vegetal más al día (Haire – Joshu, Elliott, Caito, et. Al., 2008).

¿Qué es un hábito?

Un hábito es una acción que se aprende por repetición. Si todos los días como una fruta por muchas semanas, tomo el hábito de comer fruta a diario.
Ayudar a que los niños, niñas y adolescentes tengan hábitos saludables es ayudarles a asumir la responsabilidad de cada una de las decisiones que toman para elegir sus alimentos. Al ayudar a que los niños desarrollen ese hábito debemos también darles información clara y verdadera sobre los beneficios de cada uno de los alimentos que se consumen.

Hoy en día, personas cada vez más jóvenes tienen enfermedades que se consideraban de personas más viejas. Es el resultado de un mayor consumo de alimentos menos saludables en la infancia y la falta cada vez mayor de actividad física. Cada vez más niños menores de 13 años están siendo diagnosticados con riesgos irreversibles como hipertensión arterial (aumento de la presión de la sangre en las paredes de los vasos sanguíneos, que multiplica el trabajo del corazón), colesterol alto, triglicéridos altos o simplemente con un índice de masa corporal o un perímetro abdominal mayor al normal para su edad.
Todas estas características que pueden llevar a un corazón a enfermarse, o a padecer cualquiera de las otras enfermedades crónicas no transmisibles (o enfermedades de los estilos de vida) se generan, por ejemplo, por conducta y por costumbres o sea por el ambiente en que vivimos.

Para poder consolidar buenos hábitos alimenticios, los padres y/o cuidadores debemos asegurarnos de la oferta de alimentos que tenemos en nuestro hogar y que les ofrecemos. Si solo les compramos comida chatarra y no los motivamos a comer todos los alimentos necesarios, es imposible que por sí mismos nuestros niños adquieran hábitos saludables de alimentación.

@ICBFColombia
Síguenos en:
youtube_logo   Logo-twitter   facebook-logo

@RedPapaz
Síguenos en: 
youtube_logo   Logo-twitter   facebook-logo

Red PaPaz oficina principal

Av (Cr) 15 # 106-32 Of 603
Tel: +(57) 1 7563689
Cel: 310 7561190
Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Bogotá - Colombia

JoomShaper