Creencias populares sobre la alimentación de nuestros hijos

Compartir en:

La comida de la casa no es tan rica como la de los restaurantes:

No necesariamente. Todo depende de la sazón con la que se prepare. Se recomienda el uso de especias y caldos naturales, así como el uso de ingredientes variados. El hogar es el lugar donde aprendemos a comer y los sabores que encontramos allí permanecerán siempre en nuestra memoria. Los niños y niñas especialmente, aprenden a valorar los olores, sabores y preparaciones de su casa. Si participan activamente en la preparación de los alimentos pueden adquirir destrezas y empezar a querer lo que ellos preparan.

La comida de la casa no es lo suficientemente nutritiva y por eso es necesario usar suplementos:

Falso. La comida de la casa puede ser tan nutritiva como queramos. Una alimentación sana no solo incluye variedad de alimentos de todos los grupos, sino que tiene porciones adecuadas según la edad. No es necesario el uso de suplementos porque todos los nutrientes podemos encontrarlos en los alimentos.

No tengo tiempo para ocuparme del tema de la alimentación de mis hijos porque trabajo mucho y estoy muy ocupado(a):

Falso. La alimentación y el bienestar de los niños y adolescentes es responsabilidad de todos. Aunque no seamos quienes preparamos los alimentos, podemos participar activamente en este proceso si nos informamos, compartimos la información fiable y recetas saludables con las personas que nos apoyan en esta labor, y las motivamos a adoptar hábitos de alimentación saludable. Además, preparar una comida equilibrada y sabrosa no toma más de 30 minutos.

Si no le agrego azúcar o suficiente sal a los alimentos, mi hijo no se los come

Falso. Se trata de educar el paladar. El gusto pasa por la boca, pero los sabores se graban en el cerebro. Si aprendemos a comer con poca azúcar y poca sal nos acostumbraremos al sabor natural de los alimentos.  La mejor manera de cambiar la costumbre de usar demasiada azúcar o sal es disminuyéndolos poco a poco. Adicionalmente, podemos explicarles a nuestros hijos por qué es importante que todos en casa disminuyamos el uso excesivo de estos ingredientes.

Lo que coman en el colegio o la escuela está bien

Falso. Enseñarle a nuestros hijos a alimentarse de manera saludable no es una tarea exclusiva de las familias. El colegio juega un papel muy importante porque allí pasan gran parte del día. Por esto, podemos incentivar espacios de reflexión en el colegio y entre los padres sobre el tipo de alimentación que ponemos a disposición de nuestros hijos. Si trabajamos en alianza con el colegio, es mucho más sencillo ayudarles a los niños a desarrollar hábitos de alimentación saludables.

Para mis hijos hay cosas más importantes que su alimentación

Falso. Una buena salud siempre será lo más importante para la vida. Los hábitos alimentarios son muy importantes para asegurarla.

Si comen mucho estarán gorditos y fuertes / Si comen bastante proteína estarán mejor

Falso. Es común escuchar en los padres o abuelos que cuando el niño o niña es cachetón está saludable. Esto no es cierto. Tampoco es verdad que la delgadez extrema significa salud. Los niños deben tener un peso adecuado acorde a su estatura. Cuando están creciendo deben recibir los alimentos y porciones necesarias para aumentar su peso y talla de manera saludable. Es importante tener en cuenta que hay edades donde los niños tienen cambios sustanciales y ganan más estatura que peso. Ningún alimento en exceso es bueno, ni siquiera la proteína. El punto clave está en lograr un equilibrio entre lo que se come y la energía que se gasta.

Si son vegetarianos se van a desnutrir

Falso. Ser vegetariano no tiene ninguna implicación negativa para la salud, siempre y cuando la alimentación sea variada y balanceada. Es importante recordar que, si nuestros hijos van a llevar una dieta de este tipo, es recomendable tener acompañamiento de un profesional de la salud.

La comida sana es desabrida y aburrida

Falso. Los ingredientes para preparar comida saludable son muy variados. Existe una gran cantidad de ingredientes de diferentes colores, sabores y texturas que permiten preparar platos exquisitos. Con alimentos reales y nutritivos podemos preparar no solo cremas y ensaladas deliciosas, sino tortas, pizzas, empanadas, arepas y hamburguesas.

Comer sano y fresco es más costoso que comer alimentos ultraprocesados

Falso. Los productos ultraprocesados son más costosos que los naturales. Aunque estos dan una mayor sensación de llenura, no está bien que los niños se acostumbren a quedar completamente llenos, y menos si es a consecuencia del consumo de productos ultraprocesados. Cuando gastamos dinero en alimentación poco saludable, más adelante tendremos que asumir costos en medicinas y hospitales. Dar alimentos saludables a los niños y niñas es asegurar vidas saludables y felices.

Para saber si mi hijo está bien alimentado necesito la asesoría de un experto

No necesariamente. Si nuestros hijos tienen buen apetito, disfrutan de la comida, son felices o tienen energía muy posiblemente es porque están bien alimentados. Las mejores señales nos las da su cuerpo, aunque su bienestar emocional y psicológico también puede darnos señales. Si notamos cambios de comportamiento, menor rendimiento académico y dificultad para construir relaciones con los demás, es recomendable acudir a un profesional a través del servicio de EPS. Adicionalmente, debemos acudir regularmente a las consultas de control de crecimiento y desarrollo.

Cocinar no es para nuestros hijos, solo para la mamá, la abuela o la persona que nos ayuda en la casa

Falso. Una de las mejores herramientas para que nuestros hijos sean personas independientes y seguras frente a diferentes situaciones de la vida es que se vean envueltos en las tareas del hogar. Que cocinen, es una muestra de su autonomía y, además, ayudará a fortalecer su educación alimentaria. Cuando nuestros hijos colaboran en la preparación de los alimentos en el hogar, desarrollan habilidades de trabajo en equipo y cooperación.

Es malo calentar la comida en el microondas

No necesariamente. La evidencia muestra que los componentes de algunos alimentos se alteran cuando calentamos la comida en el microondas, lo que puede llegar a ser perjudicial en el largo plazo. Sin embargo, no hay ningún problema si lo utilizamos ocasionalmente.

Los niños con sobrepeso no deben tomar sopas porque no son saludables

Falso. Las sopas son saludables para nuestro organismo porque le aportan agua. No obstante, es importante que en sus preparaciones incluyamos variedad de verduras y  evitemos utilizar en exceso la sal, la grasa o muchos carbohidratos. Otra manera de controlarlo es por medio de las porciones. Por ejemplo, si vamos a darle a nuestros hijos sopa como entrada, verifiquemos que ésta sea en una porción adecuada.   – no necesariamente-

Es malo consumir bebidas mientras comemos

Falso. Sin embargo, es mejor consumirlas unos minutos después de terminar de comer. Lo más importante es que no le demos a nuestros hijos bebidas endulzadas. El agua o los jugos de fruta natural sin azúcar añadida son una buena opción.

Los productos light no tienen azúcar

Verdadero. Efectivamente no tienen azúcar, pero pueden propiciar el consumo de otros productos que tienen azúcar adicionado, debido a que aumentan las preferencias por el sabor dulce.

 

Aprendiendo a ser Papaz © 2018. Todos los derechos reservados.

Photos designed by Freepik